El delantero brasileño suelta el bombazo tras golear